You are hereFeed aggregator / Fuentes / El Caparazón

El Caparazón


Distribuir contenido El caparazon
Formación - Conferencias - Social Media - Generación Z - Educación - Tendencias Internet - Tecnología y Sociedad - Comunidades - Psicología
Actualizado: hace 6 horas 55 mins

Nueva entrevista en BTV: El éxito del fenómeno youtuber

Lun, 12/19/2016 - 15:48

En catalán, dejo entrevista del pasado viernes en Barcelona TV hablando del fenómeno Youtuber. La encontraréis al principio del video. La clave de su éxito: la desconfianza hacia las insituciones y la empatía que genera el formato video.

Más allá del incidente  “caranchoa” :)

 

Categorías: TIC's

Lánzate, ayudas a emprendedores del Ayuntamiento de Barcelona

Sáb, 12/17/2016 - 06:52

Lo comento a menudo en charlas… llegará, después de la revolución de los prosumidores de la información (consumidores de medios, de productos culturales que ahora pueden crearlos o colaborar en su creación), la de los prosumidores de los productos físicos. Las impresoras 3D serán una commodity en no demasiado tiempo y cosas como las patentes en la producción industrial sufrirán la misma crisis que hemos vivido para los copyright en muchos sectores de nuestra cultura. Algo similar pronostica Jeremy Rifkin, polémico visionario que también señala internet y sus estructuras colaborativas, internet y su ahorro en gasto energético, el internet de las cosas, etc. como el fenómeno causante de un nuevo mundo (La Sociedad de coste marginal cero, lo denomina él).

En el mismo sentido imagino, en el sentido del término de Tecnologías del Empoderamiento y la Participación con el que pretendí definir la potencia de Internet hace un tiempo, dónde podrán llegar a nuestros jóvenes. Los estudios los  definen como de naturaleza emprendedora, optimista a innovadora y nos han dado ya infinitas muestras de que cosas que dábamos por supuestas e intocables pueden hacerse de una forma más económica y sostenible para todos/as. Crearon cosas como Facebook, Spotify, Airbnb, el Coworking o muchos sistemas rompedores de ecommerce y en este escenario de tecnologías cada vez más asequibles y cada vez con más potencial para la satisfacción de las necesidades humanas, prometen sorprendernos muchísimo más y más a menudo.

Por todo ello serán, según opinamos muchos, más independientes de las grandes corporaciones de lo que lo ha sido nunca antes el ser humano, configurando, a largo plazo, ese mundo menos desigual que también muchos anhelamos.

Es por eso que me ha parecido interesante difundir aquí la nueva iniciativa que el Ayuntamiento de mi ciudad, Barcelona, a través de Barcelona Activa (aquí su twitter y linkedin) ofrece para estos pequeños emprendedores, nuevos artesanos, profesionales freelance trabajando en red y cualquier otro emprendedor movido por la pasión y las ganas de salir adelante.

El objetivo es combatir el desempleo, facilitando escenarios para la creación de nuevas empresas por parte de los ciudadanos, de esos jóvenes y mayores con ganas de emprender de los que hablábamos antes. Estamos, como decíamos, en un momento crucial de oportunidades de emprendimiento en la economía digital, en la economía postdigital que la integra y ayudas como las que ofrecen pueden colaborar a consolidar o aumentar el alcance de estas formas de autoempleo.

Así, el Ayuntamiento de Barcelona, con la voluntad de favorecer a un colectivo no especialmente protegido en nuestro entorno, a través de Barcelona Activa, ofrece una subvención a las personas autónomas de la ciudad dadas de alta desde Enero de 2015. La cuantía será de hasta 3.600 € entre los 30 y los 39 anys o de hasta 4.000 € en el caso de que la persona autíonoma tenga 30 años o menos o más de 45 en el momento del alta fiscal.

Los conceptos por los que se otorgará esta subvención son los correspondientes, durante el primer año,  a los gastos de seguridad social, gastos asociados a las altas del IAE, gastos de local comercial o despacho o servicios de gestoría.

Asimismo el Ayuntamiento de Barcelona a través de Barcelona Activa pone a disposición de las empresas y las personas beneficiarias de las mismas sus programas, actividades y servicios en materia de empresa, empleo y formación.

Los requisitos son:

  • Ser nuevo empresario o empresaria individual dado de alta en en el RETA a partir del 1 de Enero de 2015.
  • No haberse dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) por la misma actividad en los tres últimos años anteriores a la fecha de alta.
  • Haberse dado de alta fiscal (modelo 036) en la ciudad de Barcelona.
  • Ser una persona empadronada en la ciudad de Barcelona 3 meses antes del alta fiscal.
  • Estar en situación de desempleo antes del alta en el RETA

Podéis ampliar toda la información en el site de Barcelona Activa.

 

Categorías: TIC's

Ikea, construyendo comunidad en Barcelona

Vie, 12/16/2016 - 15:16

Poca gente no conoce IKEA, la multinacional del mueble que revolucionó la forma en que lo consumimos hace ya algunos años. Desde el social media los expertos también la reconocemos como una de las marcas más innovadoras, que con campañas muy simples pero diferentes, ha sabido llegar a los jóvenes.

Así, ponemos como ejemplo de buenas prácticas a menudo, las ingeniosas acciones de la marca en Instagram. Podéis ver en el site de su 20 aniversario, por ejemplo, la exposición interactiva en esta red social sobre cómo sería el “piso ikea” ideal.

Quería hablaros hoy, sin embargo, de una iniciativa offline que también combina algunos de los elementos más innovadores y adaptados a la nueva psicología de aquellos a los que definimos como Generación Z.

Se trata de la apertura de dos “tienditas” en el centro de Barcelona y Madrid, con las que se reafirma la celebración de su 20 aniversario con algunas iniciativas. Copio de su site:

-Ediciones limitadas del 20 aniversario
-Talleres con trucos y consejos para personalizar tu hogar
-Y un regalo para todos nuestros clientes.

La idea, nuevamente interesante desde el punto del social media (creo que será uno de los ejemplos de comunidades de marca que pondré a mis alumnos este año), es la de siempre, la que desde las declaraciones del fundacional Cluetrain manifesto en internet proclamaba que “los mercados son conversaciones” y por lo tanto los ganadores son los que consigan crear o ampliar comunidades y no websites.

Y qué mejor para ello que abrir nuevos canales de participación para los fans de la marca. En este caso son los canales presenciales los que reforzarán el sentimiento de participación y pertenencia a la comunidad de los usuarios de IKEA. Así, en las tienditas físicas, el usuario podrá aprender bricolaje y compartir experiencias con otros, como forma de ofrecer valor en forma de relaciones humanas presenciales (de por sí interesantes elementos en la formación de comunidades) y conocimiento, de una forma creativa y divertida. Además se presentarán dos nuevas colecciones que tratan de evocar las raíces suecas de la marca y que son presentada por primera vez en nuestro país: BJÖRKSNÄS y HELIGHET.

En fin… que creo que nos pasaremos hoy, mi bicicleta y yo, a curiosear un poco más esta buena práctica de Ikea.

Algo caerá, supongo, para el piso nuevo… :)

Post Patrocinado

Categorías: TIC's

Comparto, luego existo: ampliando las habilidades sociales del youtuber

Vie, 12/16/2016 - 15:11

Lo intuíamos desde hace tiempo cuando intentábamos adivinar el secreto del éxito del fenómeno Youtuber (El fenómeno Youtuber como expresión emocional), lo observamos si tenemos jóvenes alrededor: Youtube ocuparía un papel tanto o más importante que la Televisión tradicional en muy poco tiempo para el nuevo individuo conectado.

 

Así lo señalaba en Estados Unidos un estudio reciente de Piper Jaffray a partir de encuestas:  los adolescentes norteamericanos ya pasan más tiempo en Youtube (26%) que ante el televisor al uso (25%).  Confirmaba otra inspiración de Defy Media, según los cuales la actual y futura generación de consumidores de contenidos prefiere la televisión online (YouTube,  Netflix, etc.). Lo decíamos para Internet y podríamos concretarlo para el tema que nos ocupa:  El 67% de los jóvenes de entre 13 y 24 años, ya no se imagina un mundo sin YouTube.

La tendencia es imparable, de forma que si observamos a los niños y ampliamos esta pequeña investigación al ámbito Europeo, podemos referirnos a otro estudio de la consultora británica Childwise:  internet ya ha superado a la televisión como fuente de entretenimiento para los más pequeños en el Reino Unido.

En España no es distinto y un estudio de Ipsos encargado por el propio Youtube confirma lo que ya sabemos padres y maestros desde hace tiempo:  dos de cada tres niños menores de cinco años accede hoy a una tableta familiar, disparando el consumo de alternativas a la televisión convencional gracias a los dispositivos móviles.  Los hábitos de consumo de nuestros niños apuntan en la misma dirección: hasta los siete años todavía se sigue viendo más la televisión pero a partir de esa edad, cuando ya se tiene más acceso a dispositivos móviles, Internet y Youtube se desmarcan.

 

En fin… que para los jóvenes (y los no tan jóvenes pero conectados), Internet y el mundo “real”, hace ya tiempo que son la misma cosa no es ninguna novedad. Dicho en otras palabras, en la Sociedad Postdigital que ya habitamos, los protagonistas, los agentes de la socialización en la infancia, aquellos que nos influyen cuando empezamos nuestro viaje en este mundo, los que nos ayudan a configurar nuestros propios mapas, son infinitamente más numerosos que en otros tiempos. Si antes de Internet y las redes sociales eran el círculo familiar más íntimo y algunos amigos cercanos los agentes de la primera socialización, ahora el tema se amplía a los iguales de los que el joven decide hacerse amigo en Internet.

 

Profundizaremos en mayor medida en todo ello en un próximo posteo sobre lo que podríamos denominar los nuevos tipos de Socialización en red. De momento me llamaba la atención y motivaba este artículo un artículo en The Washington Post que observa un nuevo rasgo evolutivo en los niños de esta generación Z: los más jóvenes ya no distinguen la realidad del mundo de redes sociales ahí afuera. Los padres empiezan a tener que explicar a los niños y niñas que la gente que ven en las pantallas constantemente no son, en un sentido estricto del término, sus amigos.

Los ejemplos son muchos pero me llamaba especialmente el atención el de los niños que cuando reciben un regalo, actúan para abrirlo. Son típicos en la red los videos de “unboxing”, de desembalado y puesta en marcha de productos grabado y/o retransmitido y los padres empiezan a observar cómo los más pequeños, al recibir un juguete, verbalizan y ejecutan las mismas performances para abrirlo, para sacarlo de la caja, para ponerlo en marcha, que sus referentes favoritos en la red. Así, compartir momentos que antes se vivían en solitario o en el círculo familiar más íntimo, aunque sea a modo de simulación y sin audiencia, parece ser infinitamente más divertido para nuestros niños que abrir sus regalos en solitario. “¿Con quién hablas?”, pregunta una madre en el citado artículo: “Con mis espectadores”, contesta el niño mientras ensaya compartir algunas de sus actividades diarias. Está aprendiendo porque algún día sí tendrá, como cualquier individuo conectado tiene hoy, su público.

Como decía la ya vieja película (escribíamos aquí sobre ella y la Sociedad de la transparencia en general): we live in public… y no hay vuelta atrás.

 

 

Be different, my friend: Compartiendo en redes lo que nos hace distintos

No hay vuelta atrás porque de nuevo Internet se muestra como una tecnología capaz de incrementar al infinito la felicidad del ser humano. Somos sociables y participativos por naturaleza. Sociables porque queremos compartir, buscar elementos de conexión con los otros pero también participativos porque necesitamos expresarnos, enseñar algo propio, aportar algo nuevo y significativo a unos demás que también queremos que estén hechos de nosotros mismos. Hablábamos también en este sentido cuando lo hacíamos de Youtube como plataforma para la expresión emocional en el sentido de la proyección de aquello de lo que estamos orgullosos, precisamente porque que nos hace distintos.

No ha sido siempre así. Tal y como destaca Ken Robinson en El elemento,  las sociedades industriales, sus escuelas, preparaban a los niños para ser seres uniformes, iguales, capaces de controlar sus pasiones y de ceñirse a la norma, trabajadores sumisos y acríticos en el entramado corporativo. Hoy, como bien refleja la cultura pop en la ya mítica figura de Lady Gaga, la clave del éxito está en todo lo contrario: no escondas, potencia, trabaja a fondo y con pasión lo que te hace diferente, incluso raro, porque serás admirado precisamente por ello.

Lo veíamos en el post anterior (Fin de las generaciones, la era youtube y el inicio de la libertad): tenemos hoy la posibilidad de ser y vivir, gracias a la presencia de infinitas diversidades en la red, de forma más libre que nunca.

 

Libre y repito, sociable. Cuando preguntamos a los jóvenes el porqué de todo ello nos hablan de conectar, de sentirse distinto pero comprendido, de encontrar afinidades y soporte emocional para cuestiones que antes limitaban estrepitosamente nuestra sociabilidad. Nos lo cuenta Steve Mendelsohn, de  the Trevor Project, una organización dedicada a la prevención del suicidio entre jóvenes adolescentes LGBT: aunque los social media pueden estar ejerciendo un papel amplificador en algunos casos de acoso, los jóvenes los destacan como su espacio social más inclusivo, en el que aprender y compartir estilos de vida, actitudes alternativas, de forma mucho menos problemática que otras partes.

 

Internet es un paraíso para tímidos, decíamos hace años. Hablábamos el lunes de un joven con Asperger que ahora es popular en Youtube.  Las redes son en general un lugar más seguro para cualquiera de los fuera de ella considerados “distintos”, precisamente porque aquí pueden descubrir que no lo son tanto y que incluso pueden ser los líderes de la comunidad en la que la propia diferencia se siente más cómoda.
El ejemplo en el WP de Tahlie Puvis, de 17 años, con #freeyourbody nos deja algunos insights interesantes para terminar de pensar en todo ello. La chica publica, compartiéndolas con sus ya más de 9000 seguidores, historias de usuarios y seguidores sobre una cuestión común y altamente problemática en la adolescencia como lo es la aceptación del propio cuerpo. Realiza, obviamente, una importante función de apoyo emocional y social, de prevención de problemas de aislamiento y soledad en los casos de anorexia, trastornos de la imagen corporal, etc. Destaca, además, la función sanadora de todo ello en su vida: “la comparación con gente de mi alrededor, más delgada que yo, fue el origen de mis trastornos de alimentación.”  Compartir en las redes la propia diversidad,  encontrar iguales y observar y  los procesos de otros en las redes, es lo que la ha ayudado, a ella y a muchos otros, a recuperarse. Además, crear y compartir videos le ha proporcionado oportunidades de participación que han reforzado la confianza en sí misma, online y también en el día a día de su participación e integración en el entorno escolar.

Por último y por encima de todo eso, veremos en próximo artículos cómo los jóvenes youtubers están creando nuevos escenarios de diversidad, nuevas normas de comparación, referentes sociales alternativos a los promovidos por las instituciones tradicionales. ¿Será la socialización en red una oportunidad única para el desarrollo de la humanidad en una extensión hasta ahora inimaginable?

 

Ya sabéis cuál es mi apuesta

Categorías: TIC's

El fenómeno Youtuber como expresión emocional

Mié, 12/14/2016 - 05:36

Llevo un tiempo pensando en ello. Y el 100 aniversario del nacimiento de Julio Córtázar, en concreto la cita que aparece en la imagen, me han decidido a lanzar este post.

Me inspira el fenómeno Youtuber, las conversaciones que he tenido alrededor del tema con iluminadoras personas. Ocurre frecuentemente en distintos congresos de Social Media en nuestros tiempos, los organizadores, participantes y colegas conferenciantes  estamos sorprendidos de cómo mueven determinadas masas. Son masas de jóvenes de los que conocemos como Generación Z (lo explicaremos en un posteo en breve, para mi la Generación que marca el fin de las generaciones) que admiran, ya no a los responsables de las instituciones socialmente simbólicas, sino a sus iguales jóvenes, prosumiendo determinados tipos de contenido audiovisual en la nueva televisión social.

Chistes, bromas, insultos, sátiras emocionales, lo que a unos nos parece frescura, naturalidad en su máxima expresión por fin en los medios, a otros se les antoja mala educación.

En todo eso pienso últimamente, desde que a raíz de cosas tan terribles como la muerte de un profesor en Barcelona reforcé la idea de que vivimos en sociedades que han confundido en  ocasiones civilización con automatización y desapego, educación con represión de las emociones y vergüenza.

Y es que no es sano mentalmente reprimir en exceso las emociones, que cuando estallan después suelen ser explosivas. Las teorías de la asertividad  nos recuerdan que expresar justamente lo que se quiere, sin violencia pero con seguridad nos hará sentir mucho mejor y tendrá menos consecuencias de tipo psicosocial negativo que reprimirnos constantemente o reaccionar siempre de forma violenta.

Son en este sentido buenas noticias las que leíamos hace un tiempo sobre cómo Facebook facilitaba la expresión emocional, especialmente en el caso de chicos de género masculino, tradicionalmente reprimidos en ese sentido.  Es positivo también el reconocimiento del mismo aspecto en la cultura Youtuber, nueva forma de expresión emocional  adaptada al espíritu de nuestros tiempos.

Podemos aprender mucho de la psicología de las nuevas generaciones, del zeitgeist de nuestros tiempos conectados, observando desde una posición lo más abierta y libre de prejuicios posible las nuevas formas de expresión emocional que configuran esta nueva cultura.

Y sí, parece que avanzamos en la dirección que creo adecuada: la de un mundo más espontáneo y natural, más cercano a las temidas, olvidadas y vilipendiadas emociones. Sólo el arte (muchas veces controlado por los instrumentos de poder) se había atrevido históricamente a revelar, a publicar, a popularizarlas.

Hoy los Youtubers, cada uno de nosotros en nuestras redes sociales, en las nuevas´plazas públicas, nos desnudamos emocionalmente un poco más. Es una forma única de reconocernos iguales en la diversidad, de sembrar la empatía, la inclusión y el respeto,  de recuperar el espectro de la emoción como fundamental para una evolución que de verdad sea humana.

Categorías: TIC's

Somos diferentes, no indiferentes: activistas contra el acoso – ONCE

Mié, 12/14/2016 - 05:33

Quería hablaros hoy de una iniciativa interesante, en la línea de educar a nuestros jóvenes en el respeto y empatía con los demás. Procede de la ONCE y su Fundación y se trata de una nueva edición de un su concurso escolar. En él se motiva a a alumnos y profesores a trabajar y reflexionar sobre el preocupante tema del acoso escolar o bullying. Según datos del Ministerio de Educación, este fenómeno afecta a casi el 4% del alumnado y no distingue entre condiciones sociales, niños con y sin discapacidad, ni colegios públicos y privados. Además, algunos expertos indican que el 10% de los menores que sufren acoso tienen discapacidad.

Para hablar de este tema tan interesante y complejo, el Concurso ONCE organizó una Jornada de reflexión el día 1 de octubre en Madrid, con la participación de varias personalidades que hablaron del acoso desde distintas perspectivas. Os recomiendo ver el vídeo del evento al completo en la página web del concurso.

Extraigo algunas ideas fundamentales:

-La diferencia, de cualquier tipo, significa enriquecimiento y debe ser visibilizada y respetada para construir una sociedad más creativa y justa para todos.

-El acosador es alguien que exige violentamente el respeto porque no se respeta a sí mismo.

-El acosador podría ser aislado fácilmente. Él es uno y el grupo le sigue ciegamente. Si no se le sigue, el juego se acaba. Si se le sigue, la víctima sufrirá la simple violencia de sentirse fuera del grupo.

Así, el foco debe ponerse, no de forma prioritaria, en el acosador o la víctima sino en el grupo, el único que puede zanjar realmente la situación. Un grupo de personas empáticas y críticas no haría posible el acoso.

-Hay que educar en la sinceridad y no en la hipocresía. El problema es grave y más visible que antes. Sus secuelas para la víctima son potentes e implican la pérdida de facultades (Nidia Represa, chica que sufrió acoso, relata incluso haber sentido la pérdida de “la humanidad”). No son raras las psicopatologías y patologías médicas (somatizaciones, etc.) durante toda la vida de la persona acosada, tal y como añadía su padre Carlos Represa.

-Existe una contradicción dramática que perpetúa el tema del acoso: ante el acoso, a diferencia de otros temas, como la violencia de género, la que es aislada, desarraigada, señalada, controlada, es la víctima. En última instancia el niño es cambiado de colegio, provocándole un desarraigo que acosador y grupo no son obligados a sufrir. No os perdáis a Paco Bezerra presentando la obra de teatro “El pequeño poni” sobre este círculo vicioso.

Así, con el lema del Concurso ONCE es “Somos diferentes, no indiferentes. Activistas contra el acoso”, se pone a disposición de los participantes diversas herramientas para detectar, sensibilizar y actuar contra las posibles situaciones de acoso. De acuerdo con un enfoque actual de educación participativa, serán los propios alumnos los que se convertirán en agentes de cambio para actuar contra el bullying con toda la fuerza del grupo-aula. Se trabajará además con recompensas o elementos de gamificación: los estudiantes que participen recibirán la pulsera “Activistas contra el acoso”, símbolo del programa educativo, que los identificará como miembros activos del movimiento.

Una importante novedad en esta edición es que los materiales educativos han sido desarrollados por el equipo de investigación del Departamento de Psicología Evolutiva y Educación de la Universidad de Murcia. Este grupo de especialistas en el estudio y tratamiento del acoso escolar han elaborado dichos materiales adaptados al currículo escolar para que puedan trabajarse tanto en clases de Tutoría como a través de las diferentes Competencias Básicas.

En el 33 Concurso Escolar de la ONCE y su Fundación pueden participar todos los alumnos de los centros educativos españoles públicos, concertados y privados, desde Primaria hasta Bachillerato, además de Educación Especial y Formación Profesional. Cada grupo o aula deberá subir a la web del concurso su participación, que estará dividida en dos modalidades: Primaria y Especial deberán realizar un cartel publicitario de sensibilización contra el acoso, mientras que ESO, FP y Bachillerato tendrán que grabar un micro-corto de 1 minuto donde se muestre cómo pasar a la acción contra esta problemática.

Los directores o profesores de todos los centros educativos que deseen participar en el concurso y acceder a los materiales educativos, podrán hacerlo, bien a través de www.concursoescolaronce.es, bien vía telefónica en el número gratuito 900 808 111, siendo la fecha límite de recepción de participaciones el 31 de enero de 2017.

Categorías: TIC's

Era youtuber: Fin de las generaciones, inicio de la libertad

Mié, 12/14/2016 - 05:30

¿Termina el Individuo conectado con el concepto de generación?

Resulta una coincidencia curiosa que estemos llegando al fin del abecedario cuando denominamos generación Z a la de los nacidos desde mediados de los noventa a nuestros tiempos. Porque es cierto que son distintos, muy distintos de sus hermanos mayores de la Generación Y (nacidos en los ochenta), pero también lo es que de algún modo, tanto estos últimos como los de generaciones precedentes (los setenteros X,  principalmente), estamos adquiriendo, al ritmo que el mundo de la aceleración tecnológica obliga, muchas de las características de la generación más conectada. Ocurre de algún modo, en buena medida gracias a las TIC, que ya no tiene sentido describir a las generaciones por año de nacimiento. Estar vivo en el año 2015 significa, gracias a Internet y las redes sociales, algo mucho más independiente a la franja generacional, a la edad que se tenga, que nunca antes.

¿Será casualmente la generación Z, de verdad, la última? ¿Estamos inaugurando el concepto de “El fin de las Generaciones?” ¿Es el “hiperindividuo”, el individuo más social que nunca, el individuo siempre conectado que definíamos en Socionomía, incluso independiente de algo tan limitante en todos los tiempos como las atribuciones sociales y prejuicios sobre la edad?

Podríamos aludir al concepto de la multitud de intereses que es posible satisfacer en las redes, desde los más personales a los que podemos descubrir, imitar en los demás. Son menos los límites cuando hay otro ser humano, otro contacto, amigo, conocido o referente que puede hacerlo, fotografiarlo, dejarlo como ejemplo a seguir en Facebook, Youtube o cualquier otra red social. Son más los referentes, más las opciones que caben en una norma infinitamente más diversa. Infinitos canales de Televisión, infinitos emisores desde lo más profesional e institucionalizado a lo más amateur nos hacen, a todos/as, más libres a la hora de decidir qué productos culturales, de ocio, consumir. Podemos, independientemente de nuestra edad (y de muchos otros condicionantes), estar consumiendo las mismas webseries, el mismo cine, las mismas noticias que nuestros hijos, que nuestros padres, que nuestros abuelos.

La larga cola de la libertad

El concepto de la larga cola (long tail) deriva de la economía y explica cómo internet abre la posibilidad de llegar a infinitos mercados, de la posibilidad de que cada necesidad de consumo sea satisfecha de una forma muy fácil desde los nuevos portales comerciales de la red. Dejaremos a los economistas que profundicen sobre ello, pero sí lo relacionaremos con este fin de las generaciones qué implica que no sólo las necesidades de consumo sino cada posible motivación humana, las que conocemos y las por descubrir, pueden ser descubiertas y satisfechas, de una forma más fácil que nunca e independientemente de condicionantes ancestrales, en este nuevo mundo digital.

Me servía de ejemplo el relato de una buena amiga, cronológicamente nativa digital, sobre cómo Facebook fue el principal responsable de su conversión tardía, rondando la treintena, al veganismo. Yo la había conocido omnívora y sin pensar que el tema tuviese relación con las redes sociales le pregunté…  Su relato, curiosamente, me recordó mi propio proceso, que empezó hace unos treinta años ya, cuando conocí a un familiar lejano y observé sus para mí entonces extrañas costumbres alimentarias. Yo tendría quince años y un primo que vive en Países Bajos cenaba con nosotros, en la casa de mis padres. En algún momento de la cena comentó que no comía carne ni pescado, por motivos ideológicos relacionados con los derechos de los animales. Me pareció una idea interesante que encajaba a la perfección conmigo, con la joven que en aquel momento, estaba recabando elementos sobre los que construir su personalidad. Al día siguiente le dije a mi madre que yo también quería ser vegetariana. Y no era algo casual…. la oportunidad de socialización en la diversidad que me ofreció aquella visita inusual posibilitó que eligiera algo que aún forma parte de mi. Había tenido, en otras palabras, la oportunidad de descubrir (cómo quizá no tuvieron muchísimos otros niños de mi generación en aquel momento), que era posible sobrevivir teniendo unos hábitos alimenticios distintos.

Volviendo a la época actual, eso es lo que mi amiga, que no tuvo mi suerte a los catorce años, descubría en Facebook en la treintena, lo que nuestros jóvenes hoy, aprenden de los amigos y referentes que eligen en Yputube.  La red social le hizo visibles las distintas posibilidades alimentarias del ser humano, le permitió descubrir que personas a las que ella considera similares (los grupos de referencia a los que todos miramos), cuya norma ella considera seguir, comían distinto. Así eligió. De esta forma podemos elegir, más que nunca, de entre el enorme abanico de la diversidad, no sólo generacional sino también geográfica, ideológica, cultural y mil variantes más.

Vivimos, en definitiva, todos, más en un mismo mundo elegido y no impuesto por limitaciones (edad, género, procedencia geográfica, desarrollo socio-económico) ancestrales y responsables de muchas de las insatisfacciones del ser humano contemporáneo. Lo expresábamos así en la prehistoria de 2003 (Cyborgs en La Rambla):


Cada cíborg será, una vez que se integre en la nueva sociedad (postdigital), mejor. ¿Control social? ¿Reproducción de jerarquías y normas? No niego sus manifestaciones, como reproducción de los que se producen en la sociedad real y con tendencia a aumentar, conforme a la propia madurez de la red, pero lo que no puede negarse es que para entonces habremos tenido ocasión, gracias a ella, de ampliar nuestro sentido democrático, nuestro ejercicio del derecho a la libertad de expresión, de una forma a la que será difícil que podamos renunciar.

 

Alimentación alternativa, deporte (correr a cualquier edad), nuevas ideologías políticas, siempre habrá personas que se nos parecen, comunidades con las que compartir ahí afuera, en esa ventana al mundo que es la red.

Pensad en todo ello si queréis entender el fenómeno Youtuber que tanto nos asombra. El testimonio de uno de los chicos en el video, uno de los primeros y más reconocidos Youtubers en EEUU, que partía de diagnósticos psiquiátricos de autismo, asperger, depresión y demás hasta que decidió ser él mismo en la red (posibilitando que millones de jóvenes se sintiesen identificados con él), me ha decidido a publicar este concepto. Bienvenidos a la era Youtube, de la diferencia, del fin de las generaciones, de la libertad.

Disfrutad del video, homenaje de Youtube a sus primeros “hard users”. Es mostrado a menudo a individuos conectados de cualquier edad o generación como documental oficial:

Categorías: TIC's

Educar en redes sociales: ¿La metodología de la pasión?

Mié, 12/14/2016 - 05:29

Pensando en la adecuación del uso de cuentas de Facebook, Twitter, Instagram y resto de las personales en el aula. El año pasado trabajé en una dinámica en primero de universidad que consistía en subir imágenes a Instagram sobre conceptos de la materia. Hubo reticencias, creo que por extrañeza, así que dudo…

Pero creo que son más las ventajas que los inconvenientes. Obvia e indudable la adecuación del lenguaje audiovisual a las alfabetizaciones contemporáneas pero me interesan más otros aspectos:

En primer lugar la progresiva disolución de los límites entre lo personal y lo profesional, que vivirán en su adultez, en segundo y relacionado, en esas redes se desarrolla su “pasión”.  En definitiva, educar con las redes sociales es educar en el hábitat del instrumento pedagógico más poderoso que existe: la pasión.

Ampliaré el tema en la presentación del miércoles en Santander, así como aquí en un próximo post. Mientras, si tenéis curiosidad sobre lo que se generó con el hashtag #comdigi, visitad el enlace en instagram.

Categorías: TIC's